Madera del Árbol del Amor

Pues estaba viendo el maravilloso Concurso de piano que Dan en la 2 y como estoy en Uganda, se jodió la señal. Llevo años siguiéndolo.
Para unos dineros bien gastados retransmitiendo esa preciosidad…
Menos mal que me lo graban.
Qué jóvenes, impresionantes. Qué cantidad de años de sacrificio.
¿Y qué tiene eso que ver con el título?
Pues el esfuerzo que he realizado durante más de treinta años para lograr una victoria.
Mi Señora hizo una reforma en el piso y luego otra. Un calvario. Pero yo tenía el ojo puesto en las puertas. Las hizo un amigo y eran de sapelly, bueno y macizo. Nada de virutas (perdón Paco). Un filón.
Pues nada, las puertas no.
Previo pago de una módica cantidad, logré que mi hija se uniera al plan para convencer a la jefa de que la decisión de cambiarlas era suya, que sólo ella lo decidía.
Costó meses hasta que una tarde entró en casa y nos dijo: *Cada vez que entro en casa, veo lo bonita que está y entonces… las puertas. Son horrorosas. Hay que cambiarlas. *
Yo: ni pensarlo. Otra reforma ni de coña. Ni un duro.
Ella: tú, siempre ayudando. Pareces un viejo maniático. No se puede tocar ni el polvo de la casa. Pues las puertas se cambian. Mañana llamo a Fernando. Se cambian.
Yo: Fernando está jubilado.
Ella: el taller lo tiene su hijo, pero como es un berzas, su padre sigue en la sombra. Se cambian.
A la mañana siguiente Fernando recibió una llamada a las 8 am. Mi amigo le comentó que era un follón después del parqué/t y la otra reforma. Pero la Jefa le dijo que él era un Artista, que las puertas se cambiaban y que lo hacía él. Yo ya había hablado con él… Por fin, ganamos los indios.
Ha sido una jodienda otra reformita pero han hecho un trabajo de primera.
Ha quedado muy rechulo. Gracias a mi Señora…
Por eso tengo un cargamento de sapelly para hacer empastres durante todo el verano y parte del otoño. Y sacar unas perrillas.
Y por eso la Jefa me ha dicho esta mañana que ha visto al que se bebe mi brandy y que tanto que protesté por el cambio y ahora saco una pasta.
Y que quiere una mesa y hamacas y la madre que la parió.
Bueno, pues he pasado una ratito agradable ya que no había piano.
Muchas gracias por la atención y buenas noches.
Que al que madruga, Dios le apoya.
Una muestra:


De aquí sale la regruesadora…

7 Me gusta

¡¡¡Tocayo, a la cama!!!

1 me gusta

Parece que estar en uganda , no te sienta bien…:joy::joy:

No hay mal que por bien no venga Pepet

2 Me gusta

Ni que lo digas.
Gracias a esta “desgracia” estoy pasando unos ratos cojonudos.
Hoy me ha dicho la Comandanta que la nevera está feísima después del arreglo del resto.
La voy a echar de menos. A la nevera.
Un abrazo.

2 Me gusta

Nada, que lo disfrutes
Saludos