Un luthier en Viena

Hola amigos. Soy nuevo en este foro, Jesús de Comercial Pazos me ha informado de su existencia.

He estado unos días en Viena, donde tuve el placer de conocer a un luthier de la ciudad. ¡Menuda tienda! Si os interesa, aquí podéis ver el reportaje de la visita: bricolaje.facilisimo.com/reporta … 41277.html

Un saludo.

img841.imageshack.us/img841/7471/dsc8419copia.jpg

Hola! Parece muy interesante, pero el enlace no funciona. ¿Puedes comprobar que está bien?

Caray, pues ayer se veía perfectamente, que yo lo estuve curioseando.

Nada, parece que está inaccesible todo el servidor de esa página. Supongo que lo arreglarán en un ratín, luego pruebo de nuevo…

Vaya, yo lo pude ver ayer y hoy he vuelto a entrar. Se ve perfectamente aunque no es raro que a veces facilísimo haga estas cosas :smiley: ¿Podéis probarlo de nuevo?

¡Hola amigos! Ya podéis seguir el enlace, hemos cambiado de data center y estamos de obras durante el fin de semana. Lara, te diré que, desde que conozco Facilisimo.com, hace unos cinco años, es la primera vez que yo recuerde :wink:

Muchas gracias por vuestro interés, un saludote.

Aaaah, ahora sí. Ya es casualidad que cascara justo hoy, hombre :laughing:

Interesante reportaje, no me imaginaba lo de los 10 años de secado :astonished:

[quote=“fsanchez”]Aaaah, ahora sí. Ya es casualidad que cascara justo hoy, hombre :laughing:

Interesante reportaje, no me imaginaba lo de los 10 años de secado :astonished:[/quote]

No ha cascado, era una mudanza programada desde julio :smiley:

Los 10 años son una de las exigencias en la construcción de instrumentos de cuerda (también guitarras). Este *secado *no se refiere a la humedad ambiental, que fluctúa y se solventa en poco tiempo. El secado de las tablas para luthería no puede hacerse por métodos artificiales, y su fin es garantizar que la madera está absolutamente inerte. Esto requiere muuuucho tiempo.

Yo pensaba que era una práctica nuestra, me refiero a que el luthier se haga cargo del secado completo, pero he podido ver que también en Austria se desconfía de los secaderos, donde según las malas lenguas las tablas cumplen un año cada pocos meses :laughing:

Un saludote.

Bueno eso, que no me entero :laughing: :laughing:

Aiva, ¿y en qué consiste lo de que la madera esté absolutamente inerte? Yo creía que secar era secar y punto :angel:

Pues sencillamente que la madera esté muerta de verdad, que no tenga ya actividad orgánica alguna.

No sé mucho del asunto (y de hecho me apetece investigarlo), pero por lo que he podido deducir hablando con tallistas y luthieres, digamos que el proceso puede compararse con el curado del jamón :laughing:

Seguro que es una burrada, pero… digo yo que si calientas suficientemente la madera (en plan el UHT de la leche :smiley: ) ahí no queda ni rastro de vida. Claro que también se estropeará, y el calentamiento no podrá hacerse uniforme… :crazy:

A ver si hay suerte y algún especialista del asunto nos ilumina :angel:

No, es un error habitual causado por el término que se emplea en todos los idiomas :wink: Técnicamente se debería llamar impermeabilización.

Lo que se persigue es que las células de la madera, además de estar secas, hayan perdido su capacidad de absorber agua, y por tanto de hincharse. Ello sucede cuando la celulosa que forma la pared de las células se polimeriza, algo que sólo puede sobrevenir con el tiempo.

Un horno dejará la madera absolutamente seca, sí… pero dispuesta a recuperarse con creces a la primera ocasión. Es la causa de tantos instrumentos baratos con la tapa armónica agrietada. En cambio, un violín hecho con maderas que han secado durante 10 años (y más) puede dar conciertos en una ciudad costera en verano, sin peligro alguno de deformaciones ni roturas :thumbup:

Un saludote.

[quote=“Mongoy”]Lo que se persigue es que las células de la madera, además de estar secas, hayan perdido su capacidad de absorber agua, y por tanto de hincharse. Ello sucede cuando la celulosa que forma la pared de las células se polimeriza, algo que sólo puede sobrevenir con el tiempo.
[/quote]

Todas las maderas, por muy secas y curadas que estén, absorben humedad del ambiente y se hinchan cuando se ponen en un ambiente más húmedo que en el que estaban. Y al contrario, pierden agua y se encogen cuando se lleva a algún sitio más seco. Si no, pregúntale a cualquier restaurador la que se puede liar cuando se llevan un cuadro o escultura en madera para una exposición temporal o para restaurarlo a otro sitio.

Lo que si que es cierto es que este efecto es mucho más exagerado en madera poco secas o secadas en horno. En restauración, por ejemplo, son muy codiciadas y se intentan utilizar maderas recicladas. Es una gozada y se trabaja de maravilla una madera de un bastidor de hace 300 años :wink: Desde luego, las maderas comerciales actuales están muy lejos de estar bien secas y envejecidas, así que no me extraña que los luthieres tengan como norma dejalas al menos 10 años.

Otro detalle… Si que es muy probable que el envejecimiento produzca cambios qúimicos en la celulusa, pero la celulosa es ya un polímero (de glucosa).

Saludos,

Claro, ocurre con cualquier objeto de madera. Pero en los instrumentos de música debe acotarse al máximo, porque las alteraciones en un mecanismo tan milimétricamente ajustado causan desafinación en el mejor de los casos, y roturas en el peor. Ambos supuestos son bien conocidos de los intérpretes.
Los muebles y los cuadros en cambio no dejan de *funcionar *correctamente al humedecerse, es un melindre específico de los instrumentos musicales :smiley:

Claro, he utilizado el término en el sentido de alteración química de la cadena, habitual por ejemplo para referirse a los neumáticos (ya polímeros en sí) que se vuelven quebradizos con la acción de los rayos UV :wink:

Un saludote.

[quote=“Mongoy”]
Los muebles y los cuadros en cambio no dejan de *funcionar *correctamente al humedecerse, es un melindre específico de los instrumentos musicales :smiley: [/quote]

Hombre, los movimientos de la madera pueden hacer que se desprenda la policromía, así que dejan de “funcionar”. En los museos y en los transportes de obras de arte es un tema que se tiene muy en cuenta. Nunca se me había ocurrido pensarlo, pero supongo que en las salas de conciertos se tendrá en cuenta también este tema, ¿no?

Bueno, esto ya es un poco discutir por discutir :smiley: El *posible *desprendimiento de una *opcional *policromía no altera necesariamente la confortabilidad de un mueble ni su solidez, ¿verdad?

En los instrumentos de cuerda no se trata de eventuales detallitos estéticos, ni afecta sólo a las piezas de museo: **todos **se ven fatalmente perjudicados en su utilidad si la madera no está exhaustivamente secada.

Un saludo.

[quote=“Mongoy”]Bueno, esto ya es un poco discutir por discutir :smiley: El *posible *desprendimiento de una *opcional *policromía no altera necesariamente la confortabilidad de un mueble ni su solidez, ¿verdad?
[/quote]

Hombre… llamar “opcional” a la pintura del Adan y Eva de Durero (por poner un ejemplo de pintura sobre tabla conocida), o la policromía del cristo yacente de Gregorio Fernández me parece tan poco apropiado como llamar “opcionales” a las cuerdas en un violín.

De todas formas, como tu dices, es ya un poco discutir por discutir, no trataba de ver que tipo de objeto es más o menos sensible a los cambios de humedad, sino de aportar otro ejemplo de lo importante que es una buena curación de la madera.

Sobre lo que preguntaba antes, ¿sabéis si en los auditorios existen estándares de HR para evitar estos problemas?¿es un tema que se vigile específicamente?

Saludos,

Ahora sí me he perdido, ¿quieres decir que todos los muebles son decorados por artistas como Durero? :smiley:

En las salas buenas se regula la humedad, igual que la temperatura, pero lo primero es más complicado en volúmenes de 20.000 m3. La madera de los instrumentos de cuerda es sensible a los cambios ambientales de humedad, cosa muy frecuente en las giras, por ejemplo una orquesta de Leipzig que aterriza en Mallorca.
Esto origina desafinación, y se remedia sencillamente afinando justo antes del concierto.

Un saludote.

[quote=“Mongoy”]En las salas buenas se regula la humedad, igual que la temperatura, pero lo primero es más complicado en volúmenes de 20.000 m3. La madera de los instrumentos de cuerda es sensible a los cambios ambientales de humedad, cosa muy frecuente en las giras, por ejemplo una orquesta de Leipzig que aterriza en Mallorca.
Esto origina desafinación, y se remedia sencillamente afinando justo antes del concierto.[/quote]

Cuando menos origina desafinación, pero se de almas (soundpost) que han saltado en violines y diapasones se han despegado en cellos gracias a nuestra sempiterna enemiga humedad (aunque pluralice son solo dos casos los que he visto)

Gracias por la entrada del blog. Me ha parecido un interesantísimo y “currao” aporte.

Saludos