Acabado para una mesa de taller

Estoy terminando una mesa de trabajo con cubierta intercambiable. La idea es usarla principalmente para pequeñas herramientas eléctricas, sierra de incisión, fresadora etc. La estoy haciendo de pino sueco, principalmente por el coste.

¿Me recomendáis que le dé algún acabado? Si es así, ¿cuál?

La duda me viene porque tengo un banco de carpintero normal, marca Anke, de madera de haya. Aparentemente no tiene ningún tipo de producto aplicado, y sin embargo en los 5 años que llevo con él no ha hecho el menor intento de moverse, cada unión está exactamente igual que cuando lo compré.

La estética me da exactamente igual; lo voy a cepillar todo bien para que no tenga astillas y las uniones sean correctas, pero nada más. Vamos, que no se trata de echarle tres capas de poliuretano para que reluzca :smiley: Lo único que me importa es minimizar el movimiento de la madera en el futuro.

Entonces… quizá pueda dejar el pino así sin más. O quizá el de haya sí tiene algún producto aunque yo no lo vea :confused:

Aunque no soy un especialista en acabados, creo que algún aceite protector (tung, camelia) sería interesante que le echaras. No te oscurecen la madera, y te la están protegiendo. Además te resaltarán la veta de la madera y por tanto su belleza natural. :thumbup:

Yo tampoco tengo experiencia propia en lo de la mesa de taller, pero lo que más he leído en las revistas americanas sobre este tema es que recomiendan proteger la mesa de trabajo con una mezcla de aceite, cera y esencia de trementina con una relación de 2 partes de aceite, 2 de esencia de trementina y 1 de cera, si no quieres hacerte la mezcla lo más parecido comercialmente sería el aceite danés que ya lleva todos esos componentes y que también suelen recomendar para el acabado de las mesas de trabajo como opción fácil.
Salu2.

Hola otra forma seria darle un par de manos de un buen barniz; eso le daria buen aspecto y acabado !!!

Una mano de tapaporos nitro le puede venir muy bien. Lo hace impermeable a todo menos a los disolventes nitro, se repone dando más de lo mismo y no altera el color de la madera.
Saludos.

Lo normal y aconsejable es terminar las superficies de trabajo con algun producto que no haga pelicula,Yo los termino con aceite de linaza y de vez en cuanto les doy una manita,asi evito que las colas se peguen y las suciedad no penetra en la madera.

Como receta medieval esta bien, pero para despues de la segunda mitad del siglo XX no me parece “normal” ni menos “aconsejable”.
Los acabados que “hacen pelicula” pueden ser de tipo evaporativo, es decir curan o alcanzan su estado final por evaporacion de su disolvente (caso de la goma laca y de la laca nitrocelulosica) o de tipo reactivo (caso de los acrilicos, poliesteres, epoxidicos) en el que la pelicula se forma por reacciones quimicas. Los de tipo evaporativo son reversibles: simplemente aplicando de nuevo el disolvente se disuelve el acabado . Los de tipo reactivo no son reversibles, es decir , aplicando el disolvente no pasa nada.
La proteccion ideal para una superficie de trabajo es la que minimiza los efectos negativos sobre dicha superficie tanto de los cambios del medio ambiente como de los procesos del trabajo y ocasionando éstos todo tipo de desperfectos, se comprende la conveniencia adicional de que sea facilmente reparable.
Esa es la unica razon, en mi opinion, de que unas capas de barniz reactivo (especialmente poliuretano) no sean la mejor opción: la imposibilidad de su mantenimiento.
Por otra parte, la protección que proporciona el aceite es practicamente nula. Sí que embellece extraordinariamente la imagen superficial precisamente porque se realzan las diferencias en la capacidad de absorción de las zonas que configuran las vetas.
Los acabados de aceite, especialmente el de linaza (que es la base de la pintura al óleo) curan por oxidacion con el oxigeno del aire en un proceso no reversible tan lento que debe estimularse con secativos (que se llaman así porque en su ausencia el aceite estaría indefinidamente pringoso).
Precisamente por esa razón, no se deja “ex profeso” formar una capa de acabado en la superficie sino que se limita a que quede absorbido en los poros del material retirando el aceite sobrante con un trapo (trapo peligroso porque el aceite se oxida liberando calor), con lo que la protección es, como digo, mínima.
Cuando en el mundo no había otra cosa disponible, naturalmente se empleaba el aceite de linaza. Y con una fórmula de aplicación que lo dice todo: una vez al dia durante una semana, una vez a la semana durante un mes y una vez al mes durante un año.
Un saludo.

maesejuan, apuesto a que eres restaurador, ¿verdad? Pocos fuera de la profesión usan el término “reversibilidad” :wink:

Slds,

Hola,

Yo para una mesa de taller, para trabajar en ella, no le daría ningún producto. Un tapaporos, o acabados de poliuretano, formarían una capa muy resbaladiza para trabajar en la mesa, ademas al trabajar lo rallarias y quedaría peor. En cuanto a aceites y demás, lo mismo, haría la superficie deslizante y a parte, al principio, te mancharían los trabajos de el producto que le echases, y luego a lo mejor quieres dar un acabado de poliuretano por ejemplo a algo que hagas e imagina que hayas dado algo a tu mesa de trabajo, algun aceite o algo donde el poliuretano no agarre…

Yo siempre he trabajado en el banco sin ningun tipo de tratamiento. A veces se te mancha con cola, sobre todo si usas la cola de poliuretano, y tienes que pasar la lijadora para limpiarlo…

Yo, para trabajar no le daría ningún producto, otra cosa sería que lo quisiese para trabajar muy poco en el o como una cosa decorativa…

Un saludo

Encima del banco de trabajo pongo una cubierta de chapa marina de 30 mm de grueso. La barnizo con el barniz que sobra de otros trabajos. Y sobre la chapa corto, pego, sujeto arriotes con tirafondos, para sujetar piezas, para fresar, para taladrar, para todo tipo de trabajos. Cuando la chapa no da más, la retiro y le doy la vuelta. Cuando ya no sirve, a la basura. Puede durar años. Y el banco siempre nuevo.

Saludos. :thumbup:

Sí señor, de toda la vida se ha usado el aceite de linaza para proteger y curar la madera.

Saludos.

Hola, el bastidor le puedes dar un par de manos de barniz al agua para que no se ensucie la madera, pero el sobre de la mesa nunca se barniza (si has de trabajar sobre ella) pues si te se estropea… la lijas y listo…

[quote=“maesejuan”]

Como receta medieval esta bien, pero para despues de la segunda mitad del siglo XX no me parece “normal” ni menos “aconsejable”.
Los acabados que “hacen pelicula” pueden ser de tipo evaporativo, es decir curan o alcanzan su estado final por evaporacion de su disolvente (caso de la goma laca y de la laca nitrocelulosica) o de tipo reactivo (caso de los acrilicos, poliesteres, epoxidicos) en el que la pelicula se forma por reacciones quimicas. Los de tipo evaporativo son reversibles: simplemente aplicando de nuevo el disolvente se disuelve el acabado . Los de tipo reactivo no son reversibles, es decir , aplicando el disolvente no pasa nada.
La proteccion ideal para una superficie de trabajo es la que minimiza los efectos negativos sobre dicha superficie tanto de los cambios del medio ambiente como de los procesos del trabajo y ocasionando éstos todo tipo de desperfectos, se comprende la conveniencia adicional de que sea facilmente reparable.
Esa es la unica razon, en mi opinion, de que unas capas de barniz reactivo (especialmente poliuretano) no sean la mejor opción: la imposibilidad de su mantenimiento.
Por otra parte, la protección que proporciona el aceite es practicamente nula. Sí que embellece extraordinariamente la imagen superficial precisamente porque se realzan las diferencias en la capacidad de absorción de las zonas que configuran las vetas.
Los acabados de aceite, especialmente el de linaza (que es la base de la pintura al óleo) curan por oxidacion con el oxigeno del aire en un proceso no reversible tan lento que debe estimularse con secativos (que se llaman así porque en su ausencia el aceite estaría indefinidamente pringoso).
Precisamente por esa razón, no se deja “ex profeso” formar una capa de acabado en la superficie sino que se limita a que quede absorbido en los poros del material retirando el aceite sobrante con un trapo (trapo peligroso porque el aceite se oxida liberando calor), con lo que la protección es, como digo, mínima.
Cuando en el mundo no había otra cosa disponible, naturalmente se empleaba el aceite de linaza. Y con una fórmula de aplicación que lo dice todo: una vez al dia durante una semana, una vez a la semana durante un mes y una vez al mes durante un año.
Un saludo.[/quote]

maesejuan excelente la explicación, donde puedo sacar información de los tipos de acabados para muebles de interior, exterior o accesorios (ej: tabla de picar), o cual es la diferencia de dejar los poros de la madera abiertos o cerrados. Me interesa mucho los tipos de pinturas, barnices y aceites que se le puede aplicar a la madera, pero encuentro información muy aislada y sin información detallada. Soy en argentina y no logro encontrar cursos de carpintería o restauración como para informarme.

Saludos y Gracias,

Busca los libros de Bob Flexner y encontraras la solución :slight_smile: . Un saludo.
Isra.

Bueno Yo seguire con el aceite de linaza para el banco :think: .Cualquier acabado que cure en la superficie de trabajo la veo inutil ya que esta expuesto al deterioro con las herramientas y ademas de lo facil de aplicar el aceite al no curar impide que las colas se peguen,posiblemente sea una solucion arcaica pero como otras tantas si funciona por que no usarla.