Restauración bancos pino y haya


#1

Buenos días,

Hace ya algunas semanas recuperé 6 bancos viejos para restaurar. En el taller dónde los tenían los usaban con poco cariño y miramientos y me los encontré con tableros fijados al sobre, centenares de clavos repartidos por la geografía del banco, litros de cola y pintura, miles de agujeros de xilófagos, cajones de aglomerado en mal estado y marcas del trabajo de unos cuantos lustros.

De los 6 bancos la mitad son de pino -los que están en peores condiciones y que pretendo restaurar para decoración- y la otra mitad de haya -están en mejor estado y los usaré para trabajar. En esta imagen se ven dos de los bancos de haya (izquierda) y uno de pino.

Por ahora lo único que he hecho ha sido desmontar todo aquello que me parecía feo y estaba al borde de la pudrición (los tableros de los sobres, los cajones y guías y el fondo del cajón del sobre) y limpiar toscamente el polvo que habían acumulado por todos los recovecos.

He pensado proceder siguiendo las siguientes fases:
[ul]1. Eliminar tableros de los sobres y accesorios en mal estado. (hecho)
2. Limpiar cola, pintura y polvo.
3. “Eliminar” y reparar zonas con la madera astillada
4. Planear el sobre -cara superior y cantos frontal y laterales. (bancos de haya)
5. Reforzar estructura.
6. Sustituir la pieza deslizante del tornillo -la que sirve para mantener el madero paralelo a la pata. (bancos de haya)
7. Restaurar tornillos y sustituir piezas dañadas. (bancos de haya)
8. Restaurar el cajón del sobre -¿cómo podría hacerlo “desmontable” y/o sin tener que atornillar el fondo al sobre? (bancos de haya)
9. Tapar o disimular agujeros de tornillos, clavos y xilófagos -¿creéis que es necesario en los bancos de decoración? ¿y en los de trabajo?
10. Acabado[/ul]

Cómo me recomendáis que limpie la cola, pintura y polvo escondido de los bancos? He intentado eliminar la cola con una rasqueta pero es muy lento y costoso y tiendo a levantar la madera. No sé si conseguiría buenos resultados con algún decapante o disolvente.

Para eliminar el polvo puedo usar un trapo humedecido con agua o es mejor usar otro disolvente?

Os dejo algunas imágenes más del banco de pino de la primera foto.

Detalle lateral izquierdo del banco de pino.

Detalle zona dañada del banco de pino.

Detalle del sobre del banco de pino en el que he pensado añadir un par de mariposas para darle mayor solidez.

Saludos!!

PS: A ver si alguien se atreve a crear un post con la nomenclatura en español de las distintas partes del banco. :wink:


#2

Buenos días,

Después de algunas horas de experimentación y de trato directo con los bancos he logrado sacar a relucir de nuevo la madera escondida tras la pátina de años de trabajo.

[size=150]Limpieza de los bancos[/size]

Empecé la limpieza de colas y pinturas siguiendo los consejos de una restauradora local, estos fueron:

[ul]1. Limpiar el banco con un estropajo de esponja recubierta de acero, agua caliente y jabón. Lo hacemos principalmente para eliminar el polvo y grasas aunque aprovecharemos para eliminar mediante un formón o espátula cualquier “pegote” de cola blanca que quede suficientemente reblandecida (de color blanco y textura parecida a la de la goma) y se pueda extraer con facilidad (sin dañar la madera).

  1. Limpiar restos de cola blanca empapando trapos con agua caliente y aplicándolos sobre las zonas dónde esté depositada. En cinco o diez minutos, según el grueso de la cola a eliminar, esta se habrá reblandecido y la podremos retirar con facilidad con formón o espátula. Si vamos retirando capas de cola y vemos que esta ya no es blanca deberemos repetir la operación.

  2. Limpiar restos de cola de contacto empapando trapos con disolvente nitrocelulósico, y una vez reblandecida retirarlos con formón, espátula o cepillo de púas de acero de abrasión media. Usar guantes y máscara.

  3. Limpiar restos de pintura con** gel decapante** y lana de acero media-blanda (nº0-nº1). Aquí también usé guantes y máscara.

  4. Repetir la limpieza con estropajo, agua caliente y jabón para eliminar cualquier resíduo, si en los puntos 2,3 i 4 nos hemos aplicado a fondo no será necesario.

Precauciones: Con la madera húmeda (que no verde) parece más fácil que “rascando” con la espátula o formón, aún sin aplicar fuerza, levantemos una buena astilla o los clavemos accidentalmente. Para evitarlo conviene tener en cuenta la dirección de la veta en los costados adyacentes (cómo lo hacemos al cepillar) de manera que siempre rasquemos “peinando” las fibras. En todo caso y para evitar rayar la madera intentaremos “rascar” siempre con la veta ya sea con espátula, formón o cepillo de puas de acero.[/ul]

Después de probar las sugerencias y con el cuerpo algo aburrido de rascar, poner cataplasmas y seguir rascando decidí aventurarme con la pistola de calor y ¡Eureka! conseguí sintetizar los puntos 2, 3 y 4 en uno sólo: aplicar calor a los restos de cola y pinturas hasta que estos empiezan a cambiar de color y aparecen burbujas (la cola blanca pasará del traslúcido al blanco y la de impacto cogerá un tono amarillento para virar rápidamente al marrón). Por lo que observé la cola de impacto es la que mejor responde a la aplicación de aire caliente pudiéndose retirar con facilidad, de forma limpia y contínua (retiré más de una estalactita de las patas de los bancos de más de 20 cm de largo de una sola pieza). Por el contrario la cola blanca se vuelve pegajosa y deberá retirarse lentamente y “quemando” la cola que vayamos levantando para evitar que nos ensucie la madera, además no se despegará completamente de la madera quedando una finísima capa sobre la superfície de la misma. Aquí si que fué necesario emplearme a fondo con la limpieza final con estropajo, agua caliente y jabón. Conviene no olvidar que la pistola de calor nos quemará la madera si nos encantamos en un punto concreto.

[size=150]Tratamiento anticarcoma[/size]

Una vez ya tuve la madera limpia y en natural apliqué el tratamiento anticarcoma (líquido curativo y preventivo) gallego según instrucciones del técnico fabricante.

[ul]Apunte: los bichos adultos no son los autores de los agujeros sino que son sus retoños los causantes de tal obra de ingeniería. Los adultos se limitan a desovar en cualquier rendija, grieta o agujero y, en eclosionar, las larvas penetran al interior de la madera donde empiezan su festín xilófago. Las larvas “maduran” a su fase adulta cuando la temperatura empieza a ascender, entre abril y septiembre, estando en otoño y invierno en estado de latencia. Una vez convertido en adulto el coleóptero escavará su último túnel para salir a la superfície.

Tratamiento: El objetivo es impregnar las capas más superficiales de la madera con el biocida que matará las larvas cuando estas empiecen a comer. Para ello el técnico me recomendó aplicar 2 o 3 capas generosas (saturando la madera) sobre la superfície (madera en natural y limpia, incluso aspiré los agujeros para que el serrín que había en ellos no absorviera el producto y éste acabara en la madera) siendo especialmente pródigo en los rincones, agujeros y grietas. Entre aplicación y aplicación se deberá esperar a que el disolvente se evapore (para que la madera pueda absorver más producto). Cómo más aplicaciones hagamos y más tarde en evaporarse el disolvente conseguimos una mayor penetración (por eso se recomienda sellar la pieza en un plástico, yo no lo hice). En muebles barnizados que no queremos decapar inyectaremos el producto en los agujeros (el barniz impide la penetración del producto), también puede tratarse mediante inyecciones en zonas no visibles.[/ul]

[size=150]Limpieza de los tornillos[/size]

También me tocó limpiar los tornillos de banco y piezas adjuntas que, cómo los bancos, venían bañados en colas y óxido. Elimine los restos de cola y pintura con destornilladores viejos de distinto tamaño sin dificultad. Para el óxido compré un convertidor de óxido en esprai con base de ácido fosfórico a aplicar pulverizando la superfície y aclarando a los 5 minutos. El envase y el vendedor prometían milagros (eliminar el óxido sin necesidad de rascar) pero para arrancarlo todo tuve que gastar la mitad del envase (6€) y cepillar con fuerza. Insatisfecho con el producto me fuí al supermercado más cercano y me agencié unos cuantos litros de vinagre (funciona tanto el de vino tinto cómo blanco así que al gusto del consumidor), sumergí el metal oxidado y en un par de días me encontré una preciosa espuma de óxido en la superfície del líquido que garantizaba su éxito, el acero salió cómo nuevo. Para más información en tratamiento de óxido micarpinteria.wordpress.com/2011/05/24/remover-el-oxido/.

[size=150]¿Retirar los clavos del sobre?[/size]

Después de la limpieza descubrí en el sobre de los bancos algunas puntas sin cabeza y bien enterradas. En los bancos que quiero para decoración dejaré esas puntas para la posteridad pero en los bancos que quiero para trabajar son un problema para poder planear el sobre. Llegados a este punto y sin una solución he dado con algunas propuestas cómo avellanar los alrededores de la punta para sacarla después con alicates o hacer una perforación con una broca circular y extraer todo el tarugo con el clavo incluido. Estoy seguro de que estos métodos son efectivos pero me parecen demasiado agresivos.

[ul]Que me recomendáis que haga con las puntas que hay en los sobres de los bancos teniendo en cuenta que pretendo planearlos? Y aprovechando la ocasión: debo ajustar la planitud del sobre del blanco a la centésima de milímetro o me conformo con algo menos?[/ul]

Con el teclado gastado y humeando os mando un saludo! :wave:


#3

Se me ocurre que una solución para los clavos puede ser no sacarlos: con un botador del tamaño adecuado los clavas todo lo profundo que puedas y ahí se quedan. No es lo más limpio pero no te impedirá el planeo de la superficie.


#4

Me lo acabas de quitar dela boca…mas bien del teclado…lo del botador :laughing: :laughing:


#5

Hola!!

Yo hace tres dias conseguí también un banco bien de precio de un taller de carpinteria en el que se jubilava el dueño, y està exactamente igual como los tuyos, con restos de cola, pintura y puntas varias…
también tengo pensado limpiar y arreglar alguna cosilla como el tornillo frontal de pata que està bastante hecho polvo
la madera del sobre no se cual es pero parece muy densa y de grano fino, yo diria que puede ser tropical, ya pondré alguna foto, las patas a simple vista parecen de pino…

todo esto lo comento porque seguiré de cerca tu hilo… :smiley:

Salu2!!


#6

Gracias por las respuestas! :thumbup:

Buena idea la de hundirlos con el botador, creo que así me ahorraría algo de faena. Cómo tengo que lidiar con unos cuantos probaré distintas formas a ver cual es la que más me convence.

Enhorabuena por tu adquisición Berin, estos bancos con alma merecen segundas oportunidades. Vas a usarlo como banco de trabajo o lo quieres para decoración? En cualquier caso espero que pueda servirte de algo lo que vaya aportando.

Salut!