Preparando un cepillo nuevo

Voy a aprovechar que tengo un cepillo nuevo para ir contando el proceso de ajuste completo, dentro de mis limitaciones (y las del cepillo :smiley:).

Con cualquier herramienta es muy importante el afilado, pero especialmente en el uso de herramientas manuales como cepillos y formones. Puede suponer la diferencia entre un resultado muy bueno, y uno mediocre, aparte de que el uso de una herramienta mal afilada es más bien como usar una cuchara para abrir un melón :wink:

Es importante que la base del cepillo (y después, de las cuchillas) sea realmente plana. No hace falta que sea un espejo, pero debemos eliminar cualquier imperfección evidente, que casi con seguridad se traducirá en un uso incómodo del cepillo.

En el caso de los cepillos de Stanley, la base tiene una especie de acabado rugoso con un barniz, yo creo que más para protegerlo del óxido que otra cosa. La cuchilla viene un poco afilada, pero no es buena idea usarla tal cual.

La base la podemos aplanar de varias maneras. Lo más normal es poner una lija fina para metal en una mesa o cristal, y dar pasadas longitudinales hasta que vamos eliminando las imperfecciones. Hace un par de años ajusté un cepillo más pequeño usando esta técnica, y acabé con un dolor de hombros de cuidao :laughing: Supongo que no lo hice bien del todo, pero francamente me pareció un suplicio.

Con este nº4 de Stanley me he decidido por usar una placa de rectificados (“lapping plate”) de Veritas, junto con abrasivo en polvo. La cosa viene siendo así:

1.- Echar aceite en la placa (que pesa un huevo, dicho sea de paso), como para hacer una capa fina por toda la superficie. Extender con el cepillo o lo que sea que vayamos a rectificar. O con la mano, vaya :smiley: El fabricante recomienda usar aceite de oliva o mineral; yo he optado por aceite de camelia.

2.- Echar una cucharadita (pequeña) de abrasivo. El grado que elijamos dependerá de lo mal que esté la superfice, como sería en el caso de usar lija. Por mi experiencia con este cepillo, es mejor empezar directamente con el más fuerte, en mi caso el 90. Extender con el cepillo haciendo ochos, de forma que se forme un barrillo resbaladizo por toda la superficie. Más o menos así:


3.- Tiene que dar sensación de fricción al mover el cepillo, pero es una cosa fluida, no como si hubiera arena debajo :smiley: Ante la duda, mejor echar unas gotas de aceite y ver si la cosa mejora. No hace falta apretar mucho, pero sí un poco y sobre todo asegurarnos de que usamos toda la superficie de la placa más o menos por igual.

4.- Lógicamente, depende de cuánto material tengamos que eliminar, pero en unos 15-20 minutos ya notaremos mucha diferencia. Veremos además que algunas partes están lisas y otras no, porque la superficie no era tan plana como parecía. Seguimos hasta que esté plano del todo, que ya que nos hemos puesto, vamos a acabar bien, ¿no?

5.- Limpiamos la placa y la base del cepillo. No hace falta que queden como nuevas, pero sí que no haya restos evidentes de abrasivo porque harían inútil el paso a material más suave después. Veritas recomienda usar papel de periódico o toallitas de bebé (realmente son de papel :stuck_out_tongue: ), yo uso papel de cocina con un poco de spray de jabón neutro (muy poco).

6.- Repetir el proceso con un abrasivo más fino, por ejemplo 280. Y luego lo mismo, con otro más fino (400 o 600, digamos). Con esto debería estar más que terminado.

En unos días lo tendré terminado del todo, pondré fotos a ver si se ve bien el antes y después. Y después seguimos con la cuchilla :wink:

2 Me gusta

Ah, no lo he comentado antes, pero la cosa como se ve en la foto es bastante guarra (lo esperable de frotar barro aceitoso media hora en una mesa :smiley: ). Lo recomendable es poner bastante papel debajo, y usar guantes. No es que la cosa sea tóxica, pero te evitas un rato de lavavajillas en las manos :laughing:

Muchas gracias por el magnífico tutorial.

Yo he rectificado alguna base de un Stanley con carburo de silicio, pero no he usado la plancha de Veritas que describes. Estaré atento para ver el resultado final y tu valoración de la misma, el proceso parece muy fiable.

Sólo un pequeño consejo que a mí me ha ido bien: es la misma técnica que se usa para sentar el filo de las herramientas de corte, consiste en pintar con un rotulador la base del cepillo, no es necesario hacerlo totalmente, basta con trazar líneas paralelas en la base. Al ir rectificando, la tinta de las partes altas desaparece, permaneciendo visible en las zonas en depresión. Con este truquillo se aprecia claramente donde debemos insistir, aunque supongo que el barrillo del proceso hace un efecto como el que describo y quizá el marcado de la base no sea tan necesario como cuando el proceso se ha realizado “en seco”.

Lo dicho, espero la resolución final y tu veredicto.

Saludos

Es buena idea lo del rotulador. De todas formas con este cepillo en concreto, la base es totalmente rugosa y se ve a la legua qué está rectificado y qué no.

Pero vamos, que al siguiente le toca rotulador. ¿Alguna recomendación? No sea que le de con un Edding de esos gordos, y luego el acero lo absorba y se quede la marca para siempre :laughing:

TENGO TRES CEPILLOS, UNO SIN MARCA, UN URKO PEQUEÑO Y MALO Y MI FAVORITO, EL STANLEY Nº 90 QUE TANTAS ALEGRÍAS ME DA, Y QUE LAS CHICAS DE LA ESCUELA DONDE APRENDÍ LO POCO QUE SÉ LLAMABAN “EL COCHECITO”. NUNCA HE HECHO NADA DE LO QUE DECÍS, Y VEO QUE ESTO SE HACE ¿CON UN CEPILLO NUEVO?. DE FÁBRICA ¿NO VIENEN IMPECABLES?. :confused:

LAS CUCHILLAS, VEO QUE DICE FSANCHEZ QUE TAMPOCO ESTÁN AFILADAS.

PERDONAD MI IGNORANCIA. :blush:

Hombre, impecables, lo que se dice impecables… pues no :laughing:

Vamos, que se pueden usar, pero después de echarles una tarde de revisión y cambio de aceite :sunglasses: el resultado no tiene nada que ver.

Por otro lado, es una de las cosas que ganas cuando te compras un cepillo “caro”, que ya han hecho el trabajo por ti. A ver si los reyes del año que viene me traen mi Lie-Nielsen 4-1/2…

Todo depende para el trabajo en el que utilices cada herramienta.
Si usas un cepillo para preparar un peinazo de un mueble que posteriormente vas a lijar con una lijadora de banda con grano 80 y después afinarás con granos más finos, la fineza del cepillo pasa totalmente a un segundo plano. Si en cambio estás repasando las tapas de un guitarra, las imperfecciones en la base, cama, lumbrera y sobre todo la cuchilla serán determinantes para que el trabajo de precisión se realice sin necesidad de retoques posteriores innecesarios. Estos retoques son tiempo en definitiva, que además encarecerán el proceso total de fabricación.

Prueba sencillamente a colocar una regla metálica en la base de tu cepillo y mira al trasluz, cualquier rendija de luz, por pequeña que sea, te indica una superficie poco plana.

Saludos.

¡Qué nivel, Maribel!

He probado con una regla sobre mi flamante “cochecito” y he visto…¡¡¡La sierra de Gredos!!!
Además de todos los desniveles, el cepillo tiene unas marcas de golpe de haberse caido contra el suelo. ¿Se podrán quitar con el sistema que describís?

fsanchez, termina el repaso y cuenta el final de la peli, me pongo a la cola para sacar las entradas.

Gracias por la información, es verdaderamente interesante y muy ilustrativa.

Saludos.

La verdad es que el tutorial, esta bastante bien.
Me gustaria aportar un par de ideas:
Yo no usaria un cristal para pulir la base del cepillo, encontra de lo que se pueda pensar, no suele estar liso.
La piedra de rectificado, parece una buena idea pero seguramente un pelín cara.
Yo he usado siempre un trozo de aglomerado melaminado(que este en buen estado),ya que suele ser totalmente liso( con una regla metalica se puede comprobar, al igual que el cristal).En el pego con cinta, papel de lija al agua(valdria papel de lija normal)que permite un mejor deslizamiento
y ayuda a aplanar la base.Tambien es un poco sucio, pero nada que no se pueda limpiar.Marco la base del cepillo con un lapiz de cera, para ver el desgaste , los valles y picos se aprecian en seguida. intercambio papeles de distinto grano,hasta el afinado final con grano 400. Queda perfecto.

[quote=“Rotceh”] Yo no usaria un cristal para pulir la base del cepillo, encontra de lo que se pueda pensar, no suele estar liso.
La piedra de rectificado, parece una buena idea pero seguramente un pelín cara.
Yo he usado siempre un trozo de aglomerado melaminado(que este en buen estado),ya que suele ser totalmente liso( con una regla metalica se puede comprobar, al igual que el cristal).En el pego con cinta, papel de lija al agua(valdria papel de lija normal)que permite un mejor deslizamiento
y ayuda a aplanar la base.Tambien es un poco sucio, pero nada que no se pueda limpiar.Marco la base del cepillo con un lapiz de cera, para ver el desgaste , los valles y picos se aprecian en seguida. intercambio papeles de distinto grano,hasta el afinado final con grano 400. Queda perfecto.[/quote]

Aiva, pues lo de que el cristal no es liso no se me habría ocurrido en la vida. Nunca he usado cristal como base, pero la verdad es que es la típica idea que tiene uno… y seguro que tienes razón que la melamina más normal es más lisa.

¿Más o menos cuánto tardas en rectificar un cepillo con esta técnica? Lo de la piedra de rectificado con aceite la verdad pensaba que me iba a ahorrar tiempo, pero con lo que pierdes limpiando el asunto al cambiar de abrasivo, ya no lo tengo tan claro. El resultado por lo demás es bueno, pero seguramente está más bien pensado para usar sólo un abrasivo y cambiarlos muy excepcionalmente.

La placa de acero cuesta unos 70€. No es que sea carísima, pero seguro que el aglomerado es más barato :smiley: Claro que si quiere uno hacerlo con aceite seguramente es la mejor forma, al tener canaladuras para recoger el exceso de abrasivo y aceite.

El tiempo depende, del estado de la base del cepillo, y de los laterales a los que tambien le doy unas pasadas. Creo recordar que lo mas que he tardado, empleandome ha fondo habra sido una hora de trabajo, con un cepillo antiguo y desgastado, que compre en el ebay inglés.
Con el coste de la base de rectificar, te puedes comprar mucho, pero mucho papel de lija al agua de distintos granos.
Por mi experiencia, la base de melamina es mucho mas plana que el cristal.

Sin duda ese coste de tiempo de rectificado es uno de los factores por os que un LIE-NIELSEN cuesta mucho más, aunque no el único. Hay que recordar las aleaciones indeformables que utiliza LIE-NIELSEN en su gama de cepillos de bronce manganeso (los dorados). Esto es bastante importante en cepillos grandes y largos, en los de banco sería a tener en cuenta a partir del nº 5 y hasta el nº 8. Podemos rectificar una base estupendamente, pero como con el uso se nos deforme, de poco nos valdrá ese esfuerzo. Para esto debemos tener clara qué aplicación le vamos a dar al cepillo. Si es por ejemplo para el cepillado de una junta de unas tapas de un instrumento musical, creo que es mejor ahorrar y esperar a poder comprar un LIE-NIELSEN o un VERITAS. por el contrario, si nuestro uso es de planificar superficies para muebles, es posible que nos valga sin problemas. Aunque mi opinión es que al final un LIE-NIELSEN es un LIE-NIELSEN por muchas cosas. Yo sin duda ahorraría para comprármelo. La suavidad de sus mangos de cerezo, el brillo de sus cuerpos, el espesor de sus cuchillas, el ajuste de cuchilla y contracuchilla…las tuercas moleteadas, el papel que los envuelve, y hasta sus míticas cajas de cartón (como también lo fueron las de los STANLEY antiguos, que si los encuentras con caja valen mucho más). ¿Alguien ha visto alguna joya como esta que no se compre en joyería? http://comercialpazos.es/data/productos/ln1_lg.jpg

[quote=“Rotceh”]El tiempo depende, del estado de la base del cepillo, y de los laterales a los que tambien le doy unas pasadas. Creo recordar que lo mas que he tardado, empleandome ha fondo habra sido una hora de trabajo, con un cepillo antiguo y desgastado, que compre en el ebay inglés.
Con el coste de la base de rectificar, te puedes comprar mucho, pero mucho papel de lija al agua de distintos granos.
Por mi experiencia, la base de melamina es mucho mas plana que el cristal.[/quote]

Pues sí, al final las ventajas de la placa (plana, acanaladuras) no tiene comparación con el coste, y para mí sobre todo con el tiempo que pasas limpiando la pieza :frowning: Realmente no creo que el resultado con la lija sea peor de ninguna forma.

Lo del cristal me sigue sorprendiendo; he comprobado algunos en casa y son todos perfectamente planos :question: También lo veo recomendado en artículos de gente de Lie-Nielsen, o incluso en el libro de Leonard Lee… Supongo que lo mejor es poner siempre la regla primero por si acaso :slight_smile:

La verdad es que son casi obras de arte, si tuviera uno me daría repelús usarlo :smiley: Sin duda hay aspectos del trabajo con madera que no pueden medirse sólo de forma práctica. Aparte que si fuera así, seguramente ya no usaríamos herramientas manuales para casi nada…

A todo esto, al comentar el libro famoso de Leonard Lee hace unos días, lo he vuelto a coger con interés y he visto que hay un capítulo completo dedicado al ajuste de los cepillos. Lo más cachondo es que dedica varias páginas a la preparación de un cepillo nuevo, concretamente el mismo Stanley nº 4 que estoy arreglando yo :laughing: Me podría haber ahorrado un tiempo con los consejos que da, la verdad.

Por cierto que es curioso, pero lo primero que recomienda para estos cepillos (y para algunos formones) es darles una limpieza con disolvente para quitar el barniz famoso que yo quité con el abrasivo. Tengo algún cepillo más viejo por aquí, creo que haré otra revisión del proceso completo, pero esta vez con lija y siguiendo al milímetro el libro, a ver qué tal.

Lie-Nielsen, Veritas, etc. Estoy seguro de que son magnificos cepillos.
Pero lo que le da valor a una herramienta es la mano que la hace trabajar, no lo que te cobran por ella.
He visto magnificos carpinteros, que jamas usaron un cepillo de metal con base de… , y si simples trozos de madera transformados,y ajustados por sus propias manos con los que hacian maravillas.
Que quede claro, que me encantan las buenas herramientas manuales, pero creo que hemos llegado a un punto en el parece ser que un simple aprendiz hace obras de arte por tener un Lie-Nielsen o un Veritas y no años de experiencia con cepillos de supuesta peor calidad.
Con el valor, de la gama de completa de cepillos de Lie , veritas o alguno mas, me monto un taller con todas herramientas manuales, y algunas electricas de una calidad media-alta. Asi que no le veo la maldita gracia,el bueno he de ser yo (que ya sabre tratarla, ajustarla, mantenerla afilada y en condiciones), no la herramienta.
Creo que tiene mucho marketing, esas marcas.
Incluso para los luthiers, si no valga como ejemplo, que los mejores violines del mundo los construyo Stradivarius, un maestro luthier del siglo 17 o 18 y dudo mucho de que hubiera cepillos metalicos en su epoca, si acaso toscos trozos de madera, con un hierro.

[quote=“Rotceh”]Lie-Nielsen, Veritas, etc. Estoy seguro de que son magnificos cepillos.
Pero lo que le da valor a una herramienta es la mano que la hace trabajar, no lo que te cobran por ella.
[/quote]

Yo estoy totalmente de acuerdo. Para el 99% de la gente, un Stanley o un Urko bien ajustados dan un resultado tan bueno como un Lie-Nielsen. El precio ya para empezar los pone fuera del uso normal en un taller de carpintería, pienso yo… Pero sí, el hábito no hace al monje, aunque se anuncie a doble página :smiley:

Por otra parte, supongo que hay un nivel de precisión o uso donde sí puede interesar una herramienta de más calidad, igual que un gran violinista puede hacer sonar bien cualquier violín, pero un Stradivarius suena un poquito mejor. Bueno, los romanos ya tenían cepillos de metal, aunque seguro que lo de Stradivarius no era Lie-Nielsen :laughing: :laughing:

Por mi parte tengo claro que me quedan muchos años por aprender para poder hacer algo “presentable” con madera, luego tener una herramienta de calidad básica es más que suficiente. Por ahora, aprender a ajustar bien el cepillo me está llevando muchas horas :slight_smile:

Pues no puedo estar más de acuerdo con el compañero Rotceh.
No hace mucho alguien me comentaba que se iba a comprar una juntera de Veritas, pero que había leído en un foro que el ángulo co los costados no era exactamente de 90º, sino de unas centésimas menos y que estaba indeciso. Le respondí si su mano era CNC y si no respiraba cuando lanzaba el brazo para sacar una fina viruta de la madera de roble que estaba elaborando.
Al final se la compró y esa herramienta estará muy por encima de su capacidad durante años, y cuando al fin consiga el nivel “suficiente”, su pulso y su vista ya no serán lo mismo.

Un ebanista de mi pueblo al que le dejé en un curso un cepillo Veritas, nos hizo una demostración con su viejo cepillo de madera de encina fabricado por su padre 50 años antes. Nos dejó a todos perplejos.
Después tomó el Veritas, lo ajustó a su gusto, hizo dos pruebas y repitió la demo, deberíais ver su cara, fue un auténtico discurso, aún sin decir palabra. No creo que el hecho de usar ese cepillo rejuveneciera al viejo artesano, pero es evidente que disfrutó usando una buena herramienta, probablemente la mejor que había usado nunca, supo valorar la calidad, el equilibrio, las formas y el tacto de aquel cepillo que parecía estar diseñado a medida para aquellas manos.

Cuando el curso acabó meses después, regalamos el cepillo al anciano. Me consta que lo guarda como oro en paño. Nadie más que el lo usa en su taller (está hace años jubilado, sus hijos y sobrinos continúan la saga), y cuando quiere presumir, lo usa para dejar al personal tan pasmado como lo estuvimos todas las personas que presenciamos su primer contacto, aunque con su viejo cepillo de encina consigue exactamente los mismos resultados.

La verdad es que a mi se me debe poner cara de envidia cuando veo a alguien con un buen manejo en las herramientas manuales. Porque es algo que me parece que tiene mucho mérito y que no creo que se logre sin una experiencia de muchos años. Pero también es cierto que algunas herramientas están muy bien diseñadas, otra cosa es que precisamente por la escasez de competencia los precios de las mismas suban bastante, pero no creo que sea todo (al menos no todo) marketing.

Aunque también es cierto lo que decis, que por ejemplo yo teniendo en cuenta que solo llevo unos meses a mi me des el cepillo que me des es seguro que no va a hacer magia conmigo :smiley:

Para usar un cepillo de manera decente, lo primero te han de salir callos en las manos de usarlo.Y no es una brabuconada.
Los editores de videos,revistas, etc solo te ponen maderas limpias ( sin nudos ) y con apenas necesidad de cepillado, para que parezca que todo es empujar y tirar.Y no, es bastante mas que eso, cepillar bien, es saber leer la madera siguiendo el dibujo de la veta, sabiendo cuando sacar mas o menos hierro a la hora de atacar un nudo,girando al cepillarlo siguiendo el dibujo de la veta a su alrededor, saber cuadrar un tablon con la garlopa, despues de que un año de secado lo haya alambeado.Es saber ajustarlo, saber afilarlo, que en definitiva que cuando lo empuñes sea tan facil para ti usarlo como te seria usar un cuchilo para pelar la fruta.
Por eso, con respecto a lo que comentaba el compañero acerca del ebanista retirado, no me estraña que guardara el cepillo con esmero (nunca he puesto en duda que sean magnificas herramientas, es mas estoy seguro que lo son, pero no de que valgan lo que piden) cuando conoces una herramienta, como seguro que él la conocia, valoras mas las de alta calidad.

Espero no desanimarte, solo queria hacer ver que para apreciar algo, hay que conocelo bien.

No me desanimas, no te preocupes. Asumo que el ser novato hace que tengas esas limitaciones, pero si además estás en esto de la madera como afición como es mi caso aún puedes tardar mucho más, pero bueno, como aún soy jovencita con suerte acabaré aprendiendo. De todos modos cuando hablas de los callos lo dices sobre todo porque entiendo que esto es como volar, cuantas más horas de vuelo mejor, no porque se necesario hacer demasiada fuerza.

Lo digo porque es de lo primero por lo que me echaron la bronca… Yo intentaba cepillar a tortas como me dijeron y un buen cepillado tiene que ser suave ¿verdad? Aunque bien visto uno lo intenta hacer suave y se va pegando a veces con la madera así que no me extrañaría que eso acabara en callo así que seguro que tienes razón :smiley: