Viejas piedras de afilar


#1

Hola a todos. Por cosas de la vida he podido acceder a algunas de las herramientas de un viejo carpintero ya fallecido. El caso es que entre esas cosas hay tres piedras de afilar. Parecen bastante buenas. Dos de ellas bastante finas y duras. Se que las usaba con aceite.
Mi duda es que creo que debería lavarlas o desengrasarlas algo pues tienen como una capa de suciedad. ¿Cual sería la mejor manera de
hacerlo, detergente,sosa? Y debería seguir usándolas con aceite,¿ cuál sería mejor? ¿Aceite de camelia?
Bueno, todo esto desde la ignorancia, soy bastante novato en cuestiones de afilado pero creo que podría aprovechar estas piedras.
Muchas gracias.


Formones para comenzar
#2

Fotos?! Claro, desengrasar las con cualquier producto será un buen idea . Puedes ver si son piedras naturales?


#3

No las tengo a mano ahora. No se me había ocurrido. En cuanto pueda pongo fotos.


#4

Hola

Apostaria que esas piedras son naturales y se usan con aceite. Es lo mas tipico en los carpinteros a la antigua usanza en españa, al fin y al cabo nunca he visto en este pais que el afilado preocupe mucho, es bastante mas importante la maquinaria, que ahorra mucho esfuerzo, otra historia son los acabados.
Seguramente mientras no puedas comprobar por ti mismo en persona, gracias a alguien que sepa afilar de verdad, vas a tener una fe ciega en que esas piedras son lo mejor que existe, un punto de vista drasticamente opuesto al mio, para mi las piedras de aceite son de lo peor sumado a la famosisima y aclamada pasta de oxido de cromo(tipicamente verde) untada en cuero para abrillantar herramientas, por muchos considerado el filo extremo. Yo esas piedras las tiraria directamente a la basura o las dejaria para usos de bricolaje pero nunca afilaria cuchillas de cepillos o formones.
Sobre tu cuestion, para dejarlas algo decentes dentro de sus limitaciones abrasivas, lo que puedes hacer es desengrasarlas con agua hirviendo. El aguarras tambien suele ayudar a desembazar las piedras de aceite. Luego las deberias rectificar para dejarlas planas, frotandolas en una lija tipo al “agua” que coloques sobre una superficie de planitud fiable, para mi lo mejor son los bloques de granito.
Si te gusta usarlas, hay muchs tipos de aceite, la marca pfeil vende un aceite especial para el afilado pero el aceite de camelia japones tambien funcionaria, NO te aconsejaria usar el aceite de camelia chino porque deja residuo y volveras a obturar los poros de las piedras a parte de lo sucio que resulta este sistema de afilado.


#5

Hola, He intentado subir las fotos, creo que ha fallado. A ver ahora.


Gracias por las respuestas. Desde luego todavía no tengo un sistema de afilado como querría por temas de presupuesto. Os sigo desde hace mucho y que me hayáis contestado es ya un subidón. Ya me gustaría estar afilando como tú enseñas Julio,al menos un poquito, pero aún no tengo con qué. Que eso sera lo siguiente seguro. Por el momento voy apañando con lijas y alguna piedra. Estas en concreto, si me pueden dar algo las usaré, hasta que me ponga las pilas con el afilado.


#7

¡Pues si decides tirarlas avísame, que yo las recojo!. Es aventurado decir a priori si son o no buenas; hay que probarlas. La única vez que tuve necesidad de limpiar las mías fue por haber usado aceite de motor; las puse a remojar en disolvente y quedaron como nuevas. Pero la falta de uso hace que el aceite se espese, y ese debe ser el caso de las tuyas. Cuando empecé a afilar, en 1968, mi abuelo (que ostentaba la reputación de ser el mejor afilador del mundo) me dijo que utilizase aceite de oliva, y así vengo haciendo desde entonces; ocasionalmente uso aceite de parafina y también vale. Aceites de poca viscosidad.
Que necesiten rectificado dependerá de si el carpintero era descuidado, o se volvió en sus últimos años; porque otra enseñanza de aquel tiempo fue que utilizase toda la superficie de la piedra, para evitar que se deformase.
Poco tiempo después me llamó la atención que otras herramientas, como hachas o guadañas, se afilasen con piedras similares y agua; y esto me llevó a la correspondiente pregunta: ¿por que?. Y me dieron un argumento: el aceite lubrica mas que el agua, y permite conseguir un filo mas fino.
No comprendo que la piedra tenga que ser muy abrasiva o que se pondere su capacidad de desgastar el metal, salvo que las cuchillas se estén usando para cortar piedras o que solo se afilen cada varios cientos de horas de uso.
Lo del pulido con pasta y cuero me parece una aberración, al igual que pretender afilar con cualquier otro material blando. ¿Que precisión podemos conseguir si el material se deforma o se desgasta?
Comparto con Julio la falta de interés generalizada en cuanto al afilado, pero meternos a todos en el mismo saco me parece temerario e insultante. Cuando mi herramienta no corta, a los demás les llama la atención lo bien que lo hace ¿¿¿¿???. Pero algunos de mis aprendices van consiguiendo buenos resultados.
Tengo muchas ganas de encontrar el momento de coincidir y contrastar, @Julio_Alonso_Diaz, porque tengo la sospecha de que solo te comparas con quien sabe menos que tu. Y te lo digo desde la pasión por el oficio.


#8

Esto es una constructiva respuesta a la pregunta de Aprendiz

Esto no responde a nada, y además se podría interpretar cómo un agravio indirecto que pareciera esconder simple resentimiento… Si quieres ser constructivo siempre se puede nombrar al criticado, para que pueda recoger el testigo y para evitar que se ofenda quien no debía.

Esto, y espero equivocarme, habla de ti (pero no solo de ti) lo que me parece quizás presuntuoso

Esto es un menosprecio al interlocutor, del que probablemente sepas muy poco, lo que podría tacharse de soberbia.

Esto es un desprecio hacia las cosas de los demás, lo que valoro cómo una falta de empatia y otro exceso de arrogancia.

Siento si soy impertinente, pero, no sé a los demás, a mi comentarios como el tuyo me generan urticaria.


#9

No se si se aprecia bien en las fotos. ¿Qué opinas? ¿Se podría sacar algo bueno de ellas?

Respecto a regalarlas, jajajaa. No. Para mi son reliquias. Me hubiera gustado mucho haber conocido a este viejo carpintero vivo. Me hubiera enseñado mucho. De lo poquito de sus trabajos que he visto se ve pasión. El como dejó cuidadas las herramientas con mimo y esmero, es realmente impresionante. Podría poner muchos ejemplos, como un cepillo número tres de Stanley, antiguo, sin nada de óxido, perfectamente ajustado aún ahora, y sorprendentemente bastante afilado aún. Para mi, conseguir usar de un modo aceptable estas herramientas, es un modo de darles vida.


#10

Ten cuidado con la sosa, que si te salta al cuerpo la puedes armar!
Un excelente limpiador tanto de piedras como de herramientas es la esencia de trementina o aguarras puro.
Para rectificarlas puedes utilizar un cristal grueso y deshacer sobre el el granulado de una buena lija de corindón y con aceite.
Mi abuelo utilizaba piedras de pizarra de una cantera cercana ; la que elegia el tenia una arenisca marrón por toda ella lo que la hacia buenisima para afilar. Las tuyas parecen pizarras pero asi en foto no las veo bien.


#11

Muchas gracias por las respuestas. Probaré el agua hirviendo y el aguarrás. A ver qué se puede hacer.


#12

Parece piedras naturales, la primera y la última fotos puede ser Arkansas por su color clarito ( aunque sucio) y de mi experiencia son muy buenas y dan un bisel pulido como un espejo. Por ser natural, estas piedras pueden ser blando o muy duro dependiendo de donde se proviene. Las mías son de mi padre y mi abuelo, ebanistas ambos y hombres muy tiquismiquis sobre la calidad de cada herramienta. Entonces yo empezaba mi carrera con herramientas muy buenas sin saber nada más.
Pero rebobinando a tu pregunta original, claro, son buenas piedras que merezcan un buen limpieza, quizás rectificar el nivel y probar. Con la información que has añadido sobre el dueño de las piedras, mi imagino que son buenas. Disfrútalas !


#13

¡Muchas gracias!!


#14

Conservalas y cuidalas,como mínimo por respeto a los viejos carpinteros que nos precedieron y nos dejaron sus enseñanzas,Yo solo utilizo piedras de aceite,para mi forma de trabajar son mas que suficiente,las de agua las guardo para afilar el cuchillo jamonero,que aquí si que me interesa sacar unas buenas virutas… .
Suelo frecuentar todos los mercadillos que puedo y no puedo resistir comprar cualquier piedra que veo y piense que puede ser útil,las limpió dejándolas en gasolina un par de días y como lubricante utilizo un producto de la casa Liberon que en principio es para limpiar muebles y va muy bien dejando las piedras limpias y sin peder poder abrasivo.


#15

Claro que las cuidaré. Como con todo lo que he heredado de este hombre. Además mi bisabuelo era carpintero. Tengo un enorme respeto por estos artistas, que sólo con sus manos y herramientas manuales hacían lo que hacían.
No se me había ocurrido lo de la gasolina. Gracias por la sugerencia.


#16

Hay quie prefiere anudarse en la cabeza el “Hachimaki” que es mas cool…pero yo prefiero ponerme una de esas antiguas boinas que llevaban nuestros viejos maestros y conservar y aprender de los que nos enseñaron,que en nuestro Pais se a perdido mucho no lo pongo en duda,pero nada tiene que envidiar en cuanto a sus maestros carpinteros,tan solo hay que darse una vuelta por las diferentes provincias y ver las maravillas arquitectonicas que tenemos y casas y palacios señoriales la calidad de los muebles antiguos.


#17

Completamente de acuerdo, virutasibz.

No hay que cerrarse a lo bueno de otros países o culturas, pero tampoco despreciar lo nuestro, pues así nos va. Fuera desde luego que valoran lo suyo mucho, y lo venden como si fuera magnífico,aunque muchas veces son “chorradas” (sin ánimo de faltar a ninguna nacionalidad, creo que con un ejemplo se entiende mejor: no sé si habéis visto en persona el Manneken pis…) y nosotros tiramos piedras contra nuestro propio tejado constantemente, y ¿qué piensan los de fuera? Pues piensan ”ya tienen que ser malos estos españoles para que ellos mismos lo digan”

Pues no, señores, no es así. Quien ha salido fuera y ha visto qué hacen los demás, cómo, y si son muy formales o no, se da cuenta de que nosotros no somos peores, únicamente sucede que somos nuestros peores embajadores.

Lo de fuera nos deslumbra, a veces con motivo, y otras porque algunos son capaces de tomarse cualquier cosa como si fuera una religión.

A mí desde luego este tipo de actitudes me molesta, porque nos hace mucho daño.

Un saludo.


#18

Hace tiempo publique este hilo:

Ya va siendo hora que reindiviquemos lo nuestro que bien se lo merece,eso no quiere decir que se tenga que despreciar nada de fuera,pero nuestros maestros carpinteros nada tienen que envidiar a los de fuera… si algo tienen que envidiar tan solo seria el trato de las administraciones.
Hoy en dia con la globalizacion es facil que en cualquier taller del mundo llegar a tener herramientas de muy distintas procedencias pero hay que pensar que hace tan solo 30 años o menos yo en los talleres que me movia de pequeño jamas vi un cepillo metalico…ya no te digo una piedra de afilar Japonesa…


#19

Mi mejor piedra me la regaló un señor al que le compré unos formones. Era tallista, tiene ochentay largos años. Me dio trucos el día que fuia su casa. Fue un encuentro casual pero de los que no se olvidan.


#20

Muy interesante el video que enlazas @virutasibz , gracias. Desconocia esta historia de maestros japoneses interesados en la construccion de sillas al mas estilo Andaluz!!! Pero sabes que? Creo que este tipo en los años 50, NO venia a grabar y documentarse por la tecnica, el diseño o la precision del filo, ni la calidad de las herramientas…ya que en esto los japoneses van en cabeza, justamente porque son unos obsesos, meticulosos hasta la enfermedad, llenos de limitaciones emocionales y sociales.
Este tio estaba grabando y flipando con algo que ellos admiran y los deja fuera de juego…esto es la CAPACIDAD DE IMPROVISACION, la resolucion de un problema aprovechando lo que hay, sin buscar la excelencia…“tan solo” la funcionalidad del objeto.
Ese pedazo de artesano con su cigarrito, sus herramientas amontonadas en un canasto, echandole un ojo a la chavalona de turno, mientras pasan las cabras al lado, los niños correteando, midiendo con los dedos y encajando las piezas de cualquier manera…con un resultado equilibrado y funcional. Esto para un japones es algo inaudito y que les fascina, siguen viniendo a España por este mismo motivo, porque quieren aprender a vivir asi, pero no saben como.
Un saludo y gracias


#21

Bricocuñaos…